Principal: Ataco iluminó a los salvadoreños con su Fiesta de los Farolitos

La festividad se lleva a cabo cada 7 de septiembre. Algunas personas ubican su origen hace más de 170 años; otras en el año 1893, con la llegada de una imagen desde Guatemala.

La ciudad de Concepción de Ataco, en el departamento de Ahuachapán, se vistió de gala este miércoles 7 de septiembre para su esperada Fiesta de los Farolitos, donde los fieles católicos celebraron el nacimiento de la Virgen María o Virgen Niña.

Según los lugareños, la tradición se originó hace más de a 170 años en Ahuachapán, y hoy en día se conmemora en varios de sus municipios, destacando entre ellos el pueblo de Ataco, que es conocido por su desarrollo turístico entre restaurantes, tiendas de artesanías y calles empedradas.

Fue así como cientos de visitantes, católicos y no católicos, disfrutaron las decoraciones colocadas en ramas de bambú y altares con farolitos multicolores, elaborados con velas, madera y papel celofán. También pudieron elevar globos de papel de china, como símbolo de esperanza.

Miles de creyentes y turistas disfrutaron de una noche familiar, con música, gastronomía y el encanto de la tradición dedicada a la Virgen María.

Desde entrada la noche, la procesión con la imagen de la virgen recorrió las calles empedradas, acompañada de cohetes de vara y fuegos artificiales. La municipalidad también ofreció conciertos de música popular, mientras que el público degustó platillos tradicionales.

Cabe destacar que el Complejo Educativo Antonio J. Alfaro se lució con un especial despliegue de creatividad, ya que sus alumnos reinventaron los patrones de los farolitos tradicionales y crearon diversidad de figuras y dimensiones.

El esplendor de los farolitos representa agradecimiento y esperanza para los fieles, pero también deslumbró a aquellos que buscaban una buena foto.

Tras dos años de la pandemia de COVID-19 y del cese de actividades masivas, los salvadoreños pudieron gozar de esta fiesta con mucha fe y alegría.

Recuerde que la ciudad de Ataco se encuentra a 71 kilómetros de San Salvador, y es un destino turístico con muchos atractivos durante todo el año.

“Me ha parecido todo muy bueno, si le vemos el verdadero sentido, que es la concepción de nuestra Madre Santísima. Gracias a Dios que no se ha perdido la tradición”,

Omar Vega, visitante de San Salvador.

 

“Me ha parecido lindísimo, por primera vez he venido y todo está precioso, me han encantado las luces, la procesión… todo está lindo”,

Marleny Rivera, visitante de San Salvador.

En 2014, la Asamblea Legislativa declaró el Día de los Farolitos, Patrimonio Cultural Inmaterial de El Salvador.

La tradición de expande en toda la zona

Aunque la tradición sería originaria en la ciudad de Ahuachapán, hoy en día diversos municipios se unen a la celebración de los farolitos, entre ellos Turín, Atiquizaya, San Lorenzo, San Francisco Menéndez, Apaneca y Concepción de Ataco, así como otros destinos de la “Ruta de las Flores”, como Juayúa y Salcoatitán, incluyendo hogares, comercios y parques de la zona.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Lo Recomendado

[instagram-feed]